©2019 Parir en Libertad

  • Blanco Icono de Instagram
  • YouTube - círculo blanco

La foto que acompaña este texto se hizo desde la habitación en planta del hospital. El arcoiris nos ayudó a seguir teniendo esperanza aunque estuviéramos en circunstancias tan hostiles. Esperanza de tener allí, enjaulada, un parto bonito.

OVIEDO

Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), Abril 2019.

El día 23 de abril de 2019 en Oviedo, una mujer embarazada de 42 semanas acude a su hospital público de referencia para realizar un control de bienestar fetal mediante monitorización y ecografía. La mujer había planificado un parto en casa asistido por comadrona privada independiente y acudía al hospital en ese momento haciendo uso de su derecho fundamental a la asistencia sanitaria pública y también del derecho inalienable que le otorga a ella todo el poder de decisión acerca del seguimiento durante su embarazo.

 

El resultado de las pruebas fue rigurosamente normal. El hospital, sin embargo, le propuso la realización de una inducción de parto apoyándose en la duración de su embarazo que el hospital valoraba como prolongada. La mujer dijo en ese momento que necesitaba pensarse la decisión ante la proposición, ejerciendo así el derecho fundamental a decidir que ostenta todo paciente, y salió al exterior del hospital para reflexionar. Al regresar y no encontrar en ese momento a nadie al que comunicar su negativa a la inducción, decidió regresar a su casa.

 

Esa noche, la noche del 23 al 24 de abril, la mujer comenzó con contracciones de preparto. Llamó a su comadrona y ésta se trasladó a su domicilio. El nacimiento estaba por suceder.

 

Al día siguiente, 24 de abril, mediodía, mientras el parto continuaba con normalidad, se personó una pareja de policías en su casa acompañados por una ambulancia con su personal sanitario correspondiente. Tenían una orden judicial para llevarse a la mujer al hospital con el objetivo de realizarle una inducción de parto sin tener en cuenta su consentimiento. En el tiempo que mediaba entre su salida del hospital el día anterior y ese momento, el hospital había contactado con el juzgado de guardia y éste había cursado tal orden. Tras superar el desconcierto inicial y hablar con varias asociaciones y abogadas especializadas en la defensa de los derechos de la mujer embarazada, la mujer decidió dejarse llevar al hospital por la policía, dada la imposibilidad de desobedecer en ese momento una orden judicial cursada con los problemas que esta desobediencia pudiera causarle. Una mujer de parto, con contracciones de parto, es escoltada entonces por la policía camino del hospital y en contra de su voluntad, alejándola de su comadrona.

 

La comadrona que la acompañaba intensifica entonces el contacto con las asociaciones y abogadas para la defensa de los derechos de la mujer embarazada. El desconcierto que la mujer y su comadrona sintieron en el momento en el que la policía llamó a su puerta se extiende entonces por toda España y parte del extranjero. Se lleva a cabo una movilización social desesperada para intentar arañar por algún lado la posibilidad de que los derechos fundamentales de esta mujer se restablezcan. No fue posible.

 

A su llegada al hospital, los médicos consideran que no es necesaria la inducción porque la mujer está efectivamente de parto. Pero tampoco pueden o quieren dejarla marchar, quizá porque con la orden judicial en la mano, ahora ellos creen que tampoco pueden deshacerla. O quizá porque quieren proteger a esta mujer de sus derechos, de su toma autónoma de decisiones. Quieren evitarle los riesgos que conscientemente afrontaba en su casa acompañada y respetada por su comadrona, cambiándolos por los riesgos que ellos consideren oportunos dentro del hospital, realizándole intervenciones en contra de su voluntad.

 

Como podía ser de esperar, la mujer de parto padece las consecuencias normales de tener que ponerse a parir retenida contra su voluntad bajo un estrés gigantesco, indecible. Pero también las de la endémica medicalización del parto en España. El manejo del dolor de parto que ella quería y sabía enfrentar en su casa con su comadrona se le hace insoportable bajo la presión y observación de un entorno agresivo, retenida en el hospital. La libertad de movimientos está restringida por la monitorización continua y, sintiéndose coaccionada por el personal hospitalario, accede a ponerse la anestesia epidural. La anestesia le provoca un efecto secundario relativamente frecuente con forma de picores insoportables por todo su cuerpo. Se le retira. El hospital le administra entonces un analgésico opioide sintético denominado meperidina, en desuso y con graves riesgos para el feto de sobra conocidos y con forma de depresión respiratoria tras el nacimiento si éste se produjera temporalmente cercano a la administración del fármaco.

 

Las contracciones continúan pero la dilatación se estanca según la visión estadística del hospital y los tiempos que en éste se consideran asumibles para la duración de un parto. La comadrona de la mujer ha podido entrar a verla. Ella prefiere estar acompañada por esta mujer antes que por cualquiera de las personas que trabajan en ese hospital que tramitó su secuestro. La mujer está agotada. No hay sufrimiento fetal en ningún momento. Pero, argumentando cansancio materno y desproporción cefalopélvica, la madrugada del 25 al 26 de abril el hospital lleva a la mujer a quirófano para finalizar su parto mediante cesárea. La mujer afronta la soledad del quirófano intentando asumir que va a parir quirúrgicamente con anestesia general, dada la imposibilidad de la anestesia epidural debido a sus efectos secundarios.

 

Una mujer informada que quería un parto en casa con una comadrona de su elección y el mejor nacimiento posible para su bebé no puede verle nacer ni decidir el dónde ni el quién, y ni siquiera saber o establecer algún miserable control acerca de los riesgos que ella y su bebé pueden correr durante el parto.

 

Díada madre-bebé sobreviven físicamente a este despropósito sanitario y humano que duró 3 eternos días. El bebé más precioso del mundo, con 3 kilos de inocencia, vino a nacer mientras se forzaba a su madre de todas las maneras posibles. Este caso ha hecho retornar a España hacia una época oscura en la que los derechos y opciones de las madres valen menos que los de cualquier otro ciudadano. Y ha puesto en pie de guerra a todo un ejército de mujeres que siguen creyendo, con más argumentos aún, que los partos en los hospitales en España se atienden mal. Y que los derechos de las mujeres embarazadas en España son papel mojado.

 

La actuación del hospital está denunciada ante la justicia española. Esta mujer llegará en los tribunales hasta dónde haga falta para que se repare esta descomunal aberración y los derechos de la mujer embarazada en España se respeten siempre y en todos los casos. No está sola. Está apoyada por una miríada de mujeres que saben firmemente que todo lo que padeció es absolutamente intolerable y la situación ha de cambiar.

A continuación se presenta una extensa recopilación de muchos de los artículos escritos durante aquellos días. Artículos firmados por madres y también por expertas en abogacía, derechos de la mujer, psiquiatría perinatal, filosofía del nacimiento, medicina u obstetricia entre otros campos.

 

Asimismo, también incluimos en esta recopilación comunicados de asociaciones de mujeres relacionadas con la maternidad. Asociaciones de comadronas, asociaciones de lactancia, asociaciones de madres feministas y asociaciones para la defensa de los derechos de la mujer en su embarazo y su parto. Todas ellas quisieron dejar constancia de su rebeldía y disconformidad con respecto a esta situación escandalosamente ilegal en la que nuestros derechos se hundieron en un océano de necedades.

 

Por último, esta recopilación incluye también algunos artículos de prensa que hemos encontrado y narran los acontecimientos de manera más o menos acorde a la realidad.

 

La recopilación está en constante actualización. Todas las novedades en torno al proceso judicial son incluidas con premura.

 

Recopilación ACTUALIZADA a 16 de Octubre de 2019

 

Estado del proceso judicial iniciado por la mujer afectada

 

La mujer obligada a ingresar para dar a luz recurre ante los tribunales la decisión del hospital y del juzgado que dio la orden.

 

La representación legal de la mujer subraya que las decisiones médicas y judiciales que se tomaron vulneraron su "dignidad, libertad, integridad física y moral e intimidad personal y familiar" recogidas en varios artículos de la Constitución, así como la Ley de Autonomía del Paciente y varios artículos de la Convención para la Eliminación de toda forma de Discriminación sobre la Mujer (CEDAW).(...)

 

Se trata de defender la dignidad de la persona y evitar que esto suceda a otras mujeres. Eliminar de ordenamiento jurídico una resolución que puede perjudicar a las mujeres. La jueza tomó la decisión sin escuchar a la mujer y sin que ésta tuviera asistencia letrada. Solo porque un médico haga un informe no puedes privar a una persona de esos derechos, eso es indefensión, dice la abogada Francisca Fernández. Leer más

 

El Diario, Viernes 24 de Mayo de 2019

 

¿No será más bien que están castigando a la mujer porque esta comete la osadía de decir que piensa parir en casa con una matrona cualificada? Como bien señala la excelente matrona que le atendía en casa, en este caso lo que está en juego es la capacidad de las mujeres de decidir sobre sus cuerpos, embarazos y partos. Leer más

 

Ibone Olza, 25 de Julio de 2019

 

 

Esta sentencia tira por la borda cientos de años de reflexión bioética, que ha demostrado que las indicaciones médicas no son únicas y universales, que los médicos también se equivocan, que los valores de los pacientes han de tenerse en cuenta y que sólo la propia persona puede decidir cuál es el bien para sí, incluso si se equivoca. Leer más

 

Francisca Fernández Guillén, 16 de Octubre de 2019

 

...fue sometida a tactos vaginales forzosos y a «la presencia en pleno parto de burócratas y personal adscrito a su cuidado, que le recordaron que lo que ella dijese no importaba y que podrían hacer lo que quisiesen porque tenían una orden judicial» Leer más

 

La Voz de Asturias, 17 de Octubre de 2019

Textos escritos entre el 25 de abril de 2019 y el 13 de Mayo de 2019

 

El miércoles 24 de Abril de 2019, la Jueza de Instrucción del Juzgado nº1 de Oviedo, dictó una orden de detención de una mujer embarazada de 42 semanas para su ingreso, forzoso, en el Hospital Universitario de Oviedo, y le fuera practicada una inducción del parto. Leer más

 

Francisca Fernández Guillén, 25 de Abril de 2019

 

España me das mucha vergüenza hoy. Llevo diez años escuchando desde Reino Unido a las mujeres que sufren violencia obstétrica en los paritorios españoles, intentando de todas las formas posibles informar y combatir las atrocidades que se siguen llevando a cabo contra las mujeres gestantes. Y anoche me llega la noticia de que a una mujer se la ha llevado al hospital mediante fuerza policial porque alguien ha decidido que una mujer no tiene capacidad legal, intelectual ni física sobre su cuerpo. Leer más

 

Jesusa Ricoy Olariaga, 25 de Abril de 2019

 

 

Este asunto no afecta solo a las mujeres embarazadas, sino a todos los pacientes. Aplicando los mismos criterios un anciano no podría elegir morir en su casa si un médico decide que es mejor para él morir en el hospital. Si aceptamos, como sociedad, que los médicos pueden decidir, conforme a criterios técnicos, qué es lo mejor para nosotros, perdemos algo tan valioso como la salud, a saber, la libertad. Leer más

 

Stella Villarmea, 26 de Abril de 2019

 

 

El sistema público de salud no es de uso obligatorio, sino voluntario y si cualquier persona decide llevar su salud al margen del SNS está en su pleno derecho de hacerlo. Leer más

 

Jessica Gómez, 26 de Abril de 2019

 

 

...debería también saber el enorme daño que supone para una mujer embarazada que le vaya a buscar la policía a casa para llevarle al hospital a parir. Va en contra de nuestro elemental Primum non nocere. Meterle semejante miedo en el cuerpo es una agresión a ella y a su bebé en un momento único en el que todo queda profundamente grabado. Leer más

 

Ibone Olza, 26 de Abril de 2019

 

El movimiento feminista se llena la boca con el famoso “no es no”, “solo sí es sí”, “mi cuerpo mi decisión”… pero cuando llega el momento de defender a las mujeres víctimas de violencia obstétrica, noticias que deberían hacerse virales no aparecen por ningún lado, los apoyos brillan por su ausencia y el silencio feminista es abrumador. Leer más

 

Marta Busquets, 27 de Abril de 2019

 

Otras personas han decidido por esta mujer, a la que no se ha escuchado y a la que no se ha permitido opinar, inculcando todos sus derechos como mujer y como paciente. Al tiempo, le han robado un momento único en la vida que nunca podrá recuperar. Las feministas debemos reclamar justicia para ella. Porque no podemos permitir que nuestro país se convierta en Gilead. Leer más

 

Isabel Menéndez, 5 de Mayo de 2019

 

La violencia obstétrica es una violencia inherente, estructural, al actual modelo de atención al parto, el cual se caracteriza por tener una visión profundamente medicalizada y patriarcal del acto de dar a luzLeer más

 

Esther Vivas, 8 de Mayo de 2019

 

El problema es que los médicos, más veces de las que me gustaría admitir, nos resistimos a escuchar, a formar equipo con los pacientes, a comprender que en estos momentos un paciente informado puede incluso tener información que nosotros no tenemos... Y así nos va. Leer más

 

Teresa Escudero, 8 de Mayo de 2019

 

¿Por qué si no pueden obligarme a donar un órgano a un hijo, pueden obligarme a parir como yo no quiero? ¿Cuál es la diferencia ética? ¿En qué se escudan, qué artículo de la Ley de autonomía del paciente esgrimen? ¿Dónde está la lógica legal de esta actuación? Leer más

 

Mónica Felipe-Larralde, 13 de Mayo de 2019

 

Comunicados de Asociaciones

 

A esto se le llama violencia institucional patriarcal y machista. Violencia de una institución sanitaria que denuncia a una mujer embarazada. Violencia de un juzgado que autoriza su detención y violencia de las autoridades que siguen órdenes para trasladarla a la fuerza al hospital en pleno desarrollo natural de su parto, atentando contra su dignidad, intimidad y contra su integridad física, psíquica y emocional. Leer más

 

PartEres, 29 de Abril de 2019

 

La democracia está de luto, así como miles de mujeres en España, que durante estos días han encendido sus velas y alzado sus voces para condenar este abuso de poder, esta profanación del cuerpo de una mujer, esta aberración antidemocrática, esta violencia obstétrica que ejemplariza lo que miles de mujeres sufren en silencio durante sus embarazos, partos y pospartos, siendo coaccionadas, amedrentadas y mortificadas por los que deberían ser profesionales sanitarios. Leer más

 

El Parto es Nuestro, 27 de Abril de 2019

 

No defendemos una opción de parto respecto a otra. Las mujeres y sus parejas deben tener la oportunidad de ejercer sus derechos y tomar decisiones informadas sobre su cuidado y tratamiento. Leer más

 

Comunicado FAME, Federación de Asociaciones de Matronas de España, 28 de Abril de 2019

 

No es delito decidir sobre nuestro propio cuerpo. El delito es vulnerar nuestros derechos y pisar nuestra dignidad. Porque dar a luz dónde, cómo y con quién queremos es un derecho humano reconocido por la corte europea de derechos humanos. Leer más

 

Laia Casadevall Castañé, Anexo a la publicación, comunicado de la Associació de Llevadores del Part a Casa de Catalunya, ALPACC, 24 de Abril de 2019

 

Es vergonzoso que, después de tantas décadas luchando por nuestros derechos, los veamos pisoteados y anulados con toda impunidad haciendo caso omiso de la ley. Leer más

 

Comunicado Asociación Nacer en Casa, 29 de Abril de 2019

 

...en España, además de incumplirse sistemáticamente todas las directrices y protocolos para la humanización del parto, no se protege a las mujeres embarazadas como se esperaría de una sociedad madura; al contrario, se las infantiliza, asusta y culpabiliza durante todo el proceso de embarazo, minando su capacidad de decisión y convirtiéndolas en meras vasijas desprovistas de los derechos más fundamentales. Leer más

 

Asociación Lactamor, 2 de Mayo de 2019

 

Exigimos el arrepentimiento público del servicio de Ginecología y Obstetricia, así como de la gerencia del HUCA que permitió emprender la acción de recurrir a los juzgados, así como del responsable médico, que se extralimitó de su función de informar y recomendar sobre su protocolo, además de ser apartado del trato a mujeres embarazadas y puérperas; la amonestación de la jueza, que procedió a instar una orden judicial que vulnera una ley del estado español, como es la Ley de Autonomía del Paciente, y la disculpa pública también del responsable de policía, que incumplió su deber de proteger a una ciudadana en situación de vulnerabilidad. Todos fueron responsablesLeer más

 

Asociación Amamantar Asturias, 4 de Mayo de 2019

 

No salimos de nuestro asombro al saber que una institución médica en España puede ordenar el arresto de una mujer de parto y encontrar a un representante de la ley que lo secunde y ejecute. Leer más

 

Plataforma Parir en Libertad, 4 de Mayo de 2019

 

...les sòcies de Dona Llum hem decidit ser part de les actuacions judicials. En particular, la associació s’ha personat al Procediment Especial per a la Protecció dels Drets Fonamentals. Leer más

 

Comunicado Dona Llum, 16 de Mayo de 2019

 

És igual el que diguin o com intentin justificar la seva “mala praxis”. El fet és que s’han vulnerat els drets que tenim les persones a decidir i el que és més greu, una gran "violència obstètrica". Leer más

 

Comunicado Associació Naixença, 27 de Abril de 2019

 

Los colectivos feministas andaluces abajo firmantes denunciamos la violencia obstétrica como violencia machista, sufrida por tantísimas mujeres. A este caso se le suma además la violencia institucional ejercida, que consideramos ha supuesto una violación de los derechos y del cuerpo de esta mujer. Leer más

 

Comunicado conjunto de Colectivos Feministas Andaluces, 9 de Mayo de 2019

Noticias de prensa

 

Quedan muchos restos de ese paternalismo obstétrico misógino, que trata de salvar a los bebés de "sus inconscientes madres". Leer más

 

Periódico La Voz de Asturias, citando a Helena Herrero, 25 de Abril de 2019

 

...el médico se ha arrogado el poder de decisión y ha utilizado a la judicatura porque ha dibujado un cuadro de sufrimiento letal y riesgo de muerte que no se correspondía con la realidadLeer más

 

Periódico La Vanguardia, 25 de Abril de 2019

 

Se han pasado por el forro los convenios internacionales de bioética, la ley de autonomía del paciente y la protección de los derechos fundamentales. Leer más

 

Periódico La Voz de Asturias, citando a Francisca Fernández Guillén, 26 de Abril de 2019

 

En España no hemos superado el paternalismo médico. En las edades Antigua y Media los sacerdotes, jueces y médicos decidían sobre la vida de los individuos, pero con el advenimiento de la democracia esa visión se ha superado... ¡salvo en ginecología y obstetricia! Leer más

 

Entrevista a Francisca Fernández Guillén en La Nueva España del 3 de Mayo de 2019, edición escrita

 

Agárrense, señores y señoras, porque no vamos a parar hasta poner las cosas en su sitio y acabar con la injusticia patriarcal que nos rodea. Se han equivocado ustedes de a medio, señora Ministra, señoresobstetras, señora jueza..., esto no es una moda, esto es una marea de mujeres poderosas que asistiremos al fin de este injusto estado de las cosas y nos quedaremos cantando. Leer más

 

Noticia del periódico La Voz de Asturias, citando el Comunicado de la Asociación Amamantar Asturias, 4 de Mayo de 2019

 

Lo primero que hay que decir es que una embarazada no está loca por querer parir en casa. Hay muchos estudios que demuestran que es tan seguro hacerlo en el propio hogar como en un hospital. Leer más

 

Entrevista a Octavi Córdoba, en el Periódico Última Hora de Mallorca, 6 de mayo de 2019

Por último, un gran artículo no relacionado con este caso, si no con un caso anterior, un precedente hace ya casi tres años:

 

No hay ética o norma legal capaz de justificar que, para salvar a un feto de un probable riesgo no probado, diagnosticado por un profesional que puede equivocarse, se pueda dejar la salud de una mujer abandonada a su suerte y ordenarle que ponga en riesgo su vida. Leer más

 

Lorena Moncholí, 18 de Julio de 2016