PARIR EN SOLEDAD, CORONAVIRUS



El monotema de las últimas semanas está tragándose nuestras libertades y derechos a pasos agigantados. Cada día vamos entendiendo un poco más qué implicaciones tiene este "estado de alarma" en nuestra vida, estando sanos y/o estando enfermos, siendo niños, niñas, adultos o ancianos, al inicio y al final de la vida. 

Hace ya una semana una matrona del Hospital de Valdecilla (Santander) publicaba este vídeo con las medidas que se estaban tomando en su hospital en embarazo y parto con respecto al coronavirus. Y aunque muchos hospitales responden "tranquilizadores" que las medidas de aislamiento, no poder estar acompañada durante el parto, no piel con piel ni lactancia materna, sólo se aplicarán a las mujeres que den positivo al test del covid-19, cada día nos vamos enterando de más detalles de diferentes puntos de España donde las medidas no se acaban ahí. 

El arresto domiciliario se normaliza mientras vamos haciendo hueco en nuestra mente a la siguiente barbarie, a parir, nacer y morir en soledad. En condiciones de supuesta asepsia, en lugares inundados de enfermedad e infecciones. Aislados de todos pero rodeados de las personas más expuestas, posibles o probables portadores sanos. Asepsia hasta el absurdo para salpicar nuestra experiencia de desconocidos. No es pedir mucho parir, nacer y morir al lado de alguien que te quiere. 

Vamos normalizando abandono, aislamiento y frialdad desde el primer y hasta el último instante de vida. Normalizamos biberones por manos sucias por mucho que se las laven. Lactancia a distancia. Inducciones del parto por ir adelantando tarea. Cesáreas porque no hay suficientes guantes ni mascarillas... ¿nos hemos vuelto locos? ¿hay alguien pensando detrás de cada protocolo o la situación nos ha hecho entrar en cortocircuito?

Hay muchas cosas que se pueden hacer, desde dentro y fuera del sistema, a nivel personal, grupal o colectivo para reducir el riesgo, los recursos y además mejorar las experiencias de parto. 


  • Si tenemos tos seca sin complicaciones considerar gestionarla en casa, tener un test positivo previo o durante el parto puede tener grandes implicaciones en nuestra experiencia

  • No vayas a pruebas ni citas que no sean estrictamente necesarias según tu propio criterio

  • Evitar al máximo las inducciones de parto, por ejemplo por bolsa rota o pasar la 42 u otros casos aún más injustificados, que alargan el ingreso hospitalario y además aumentan significativamente los riesgos a la vez que empeoran las experiencias

  • Evitar llegar pronto al hospital

  • Facilitar el teléfono de matronas de la sanidad pública para manejar las dilataciones en casa de forma presencial, por parte de las matronas de atención primaria, o telefónica, desde el hospital. Muchas matronas privadas están de guardia ofreciendo ayuda telefónica gratuita

  • Permitir acompañamiento de una persona en todo momento sin o con coronavirus, alguien con quien convivimos, que ya ha estado expuesto a lo mismo que nosotras. Alguien menos expuesto que cualquier sanitario. Y otra persona conocida que pueda encargarse del cuidado del bebé al 100%, protegiéndole, acompañándole

  • Intervenir menos durante el parto, cada intervención invasiva aumenta el riesgo de infección. Aprovechad la oportunidad para dejar de poner vías a las mujeres que no lo necesitan, dejar de hacer tactos el parto ocurrirá si le dais tiempo, favorecer un ambiente que haga que el parto avance, interrumpir lo menos posible, que entre la mínima gente posible (ante un parto de bajo riesgo que sólo entre la matrona, si se anticipa cualquier dificultad que otros profesionales estén disponibles pero detrás de la puerta), hacer one to one (una matrona por cada mujer) para evitar transmisión y reducir gasto en medidas de protección, dejar latir el cordón, haced todas las pruebas del bebé sin separarle de su madre para no aumentar el riesgo de infección para el bebé

  • Crear casas de nacimientos, idealmente fuera de los hospitales, donde puedan acudir las mujeres de parto, donde todas o muchas de las medidas de arriba citadas se respeten, un lugar no infectado de enfermedad para mujeres sanas, como siempre debería de haber sido

Como bien advierte Marta Busquets en su vídeo si la ley de autonomía ya se ignoró por completo en el caso de Oviedo hace casi un año, en un momento como este muchos sanitarios creen que todo, o virtualmente todo, está permitido. Ten cuidado, protégete. 

¿Estamos dispuestos a buscar la mejor solución para todos? o ¿vamos a seguir trabajando desde el miedo y el control llevado al absurdo?

Tenemos una oportunidad hermosa de generar un cambio, de dar más herramientas a quienes están a punto de parir para reconocer la salud y las desviaciones de la normalidad por sí mismas. Una oportunidad de crear mejores sistemas de respuesta telefónica, que una vez implementados nos reducirán trabajo, ocupación innecesaria de camas e intervenciones innecesarias, con su respectivo coste en un país posiblemente deprimido.

Una oportunidad de recordar que lo más importante es no dañar "primum non nocere". No lo olvidemos. 


22 Marzo 2020

38 vistas

©2019 Parir en Libertad

  • Blanco Icono de Instagram
  • YouTube - círculo blanco